LA VERBENA DE LA PALOMA

Es una de las Zarzuelas universales del género lirico, en la que el espectador se sentirá integrado en un mundo local del Madrid de finales del siglo XIX, en la que aparecen personajes tan entrañables como Don Hilarión, su amigo Don Sebastián, la tía Antonia, las chulapas, el sereno, los guardias, el boticario y el tabernero. Todos estos personajes muy característicos del viejo Madrid.

Sus canciones son famosas que después de transcurridos tantos años, están en la memoria de muchas personas y especialmente en su capital.

Se inicia en la noche del 14 de Agosto, día de la Virgen de la Paloma.

Nos hallamos en un barrio popular de la Villa y Corte. La escena representa una calle y frente al espectador, de izquierda a derecha, aparecen una botica, una casa de pisos con su portal abierto, una buñolería y una taberna, con mesas en el exterior. Varios vecinos están tomando el fresco en la calle: frente a la botica, Don Hilarión, el boticario, y su amigo Don Sebastián; ante el portal de la casa, el portero y la portera, ésta con un niño dormido en el regazo. En la ta­berna, sentados a una mesa, el tabernero y dos mozos jugando al tute, mientras la tabernera, Rita, cuida del establecimiento y les sirve algunas copas. Junto a la pared de la taberna se halla sentado Julián, pensativo y triste. En la buñolería, entra y sale gente.

Pero la paz pronto se trunca porque aparece Julián con el pantalón mordido por los perros de la tía Antonia que inician una palea casi vecinal y así continua la historia.

 

Solicite el link para visionar el film a kinefon@gmail.com
Solicite el dossier completo a kinefon@gmail.com